Entrevista. Sukermercado: el porno liberador para las mujeres se vuelve historieta a puro color

zuko

Se llama Paula Suko, tiene 24 años y es historietista. Pero todos la conocen por su nombre artístico: Sukermercado. Su obra desafía los límites de la historieta tradicional: entre sus viñetas el porno es moneda corriente, así como la temática feminista y LGBT.

En cuadros con colores vibrantes y eléctricos quedan fuera de plano los tabúes. Hay escenas mojadas, plásticas, sensoriales, irreverentes. En el mundo de Suker las heroínas se masturban frente a las pantallas de sus celulares, tienen diálogos hot y dejan muy mal parados a los machirulos. Son fluidas, cambian de deseo como de camiseta, pero no resignan el amor y el compañerismo con su propio género por nada del mundo. Las otras son hermanas y aliadas, nunca enemigas, el placer se gesta en las complicidades y liberaciones cotidianas.

Su carrera viene avanzando, difundida en redes y festivales. En 2017 quedó seleccionada dentro del libro Historieta LGBTI de la Editorial Municipal de Rosario. Durante el 2018 editó La sombra del Altiplano con Barro Editora. Si mojás me enciendo es su último libro, y la protagonista posa en tapa con un dildo puesto, ¿objetivo? Conseguirle trabajo a su novio mientras se cruza con gente “que le tiene ganas”. En el medio, como ya se imaginan, pasa de todo.

Entremujeres la entrevistó para saber de qué se nutre y qué quiere esta artista que pisa cada vez más fuerte en el humor gráfico local.

– ¿Qué lugar tiene el feminismo en tu obra?

En mi caso el feminismo es una postura política que ocupo, por lo que en ese sentido inevitablemente mi obra está muy impregnada, así como otras cuestiones sociopolíticas que me tocan y me aquejan. Es un tema muy importante para mí, pero no deseo que mi obra se quede solo en ese tema, sino que forme parte de una variedad de temas que me interesa tocar.

– ¿Cómo decidiste crear contenido porno y LGTB?

La historieta LGBT empezó a salir sola, no fue una decisión. Yo soy bisexual y en general hay representación bastante complicada de los personajes del colectivo, se cae mucho en clichés o en estigmatización. Con respecto al porno, en general me costaba encontrar historieta porno en español que representase lo que a mí me gustaba ver, o que no fuese de algún modo cosificadora o machista. Hay cosas pero es bastante poco. Así que decidí hacer historietas que me divirtieran y que entraran en el género; también para ponerlo un poco en disputa.

– ¿Crees que faltan contenidos de este tipo en la historieta argentina?

¡Sí! Me gustaría ver acá más historieta porno (y que aparte se autoproclame porno) hecha por gente que no sean varones cis. Por suerte creo que va a empezar a aparecer cada vez más.

– ¿Tuviste que vencer algún tabú o te resultó natural tratar estos temas?

Cuando hice la primera historieta, que se publicó online y circuló por ahí nada más, no tuve problema. Al hacer el proyecto del año pasado (“Si mojás me enciendo”), que salía impreso en papel, tuve muchas dudas. Tuve un poco de miedo a estar tan expuesta al hacer este tema. Me han llegado mensajes algo desubicados con respecto a mi historieta, hubo gente que entendió que por hacer contenido porno me va a gustar que me manden mensajes sugerentes. Pero las mayores dudas sobre todo, fueron sobre representar bien las identidades que no eran mías en la historieta, no caer justamente en ningún cliché. Mi mayor miedo fue ese.

– En tu trabajo figuran incluso violaciones y trata de personas, ¿te resultó difícil abordar estas situaciones?

Muy difícil. Hace unos años podía dibujar de manera un poco más explícita el tema (nunca 100% explícita, eso no pude nunca). Hoy en día elijo sugerirlo de otras maneras, pero me parece que hay mucha fetichización y morbo a la hora de mostrar la violencia de género. Siento que hacer el foco en otras cuestiones que tienen que ver con esos temas es muchísimo más importante y que tiene otro mensaje que dejar, en vez de detenerse para siempre en el hecho traumático.

– ¿Cuánto de tus propias experiencias aparece en tus historietas?

Algunas cosas, depende en realidad. Tengo historietas muy autobiográficas y otras que no. En los proyectos que hice el año pasado no hay nada autobiográfico pero inevitablemente sus protagonistas tienen mucho de mí, son traducciones al papel de cosas que siento y pienso. Me influencian cosas que pasan a mi alrededor, muchas conversaciones con mis amigos.

– ¿Qué temas son los que mejor recibe tu público?

Por el momento, creo que todos. No tuve hasta ahora una historieta que publiqué que diga ‘¡uh esto no funcionó ni en pedo!’. Mi obra está muy atravesada por mi manera de pensar y los temas que quiero tocar, me gusta que resuenen con el momento que vivimos. Pero como me aburro rápido, en general siempre estoy buscando una nueva manera de trabajar esos temas… así que creo que siempre voy a estar jugándomela a que a la gente no le guste.

– Por el contrario, ¿cómo manejás los comentarios de los denominados “haters”?

No tengo muchos haters, muy cada tanto en alguna imagen aparecen algunos pero la verdad que no les doy mucha bola. Pero no son nada en comparación a ataques virtuales que han recibido otras compañeras. En mi caso son simplemente gente molesta, detenerme en darles importancia es convertirlos en un problema real en mi vida… y la verdad es que por suerte tengo en claro que prefiero hacer otra cosa con mi tiempo que pelearme en internet con desconocidos.

Fuente: Clarín
Ver nota completa:
https://www.clarin.com/entremujeres/genero/sukermercado-paula-suko-historieta-porno_0_v4E6XU5xf.html