Una apuesta a las disidencias sexuales a través de la historieta latinoamericana

poder trans

Por Álvaro J. Marrocco (redaccion@miradorprovincial.com) La nueva antología “Poder Trans. Historieta Latinoamericana” (Editorial Municipal de Rosario, 2019) es una cuidada y diversa selección de 22 historietas de temática trans seleccionadas durante una convocatoria latinoamericana realizada en 2018, en conjunto con la Dirección de Diversidad Sexual. Es la segunda experiencia que pone el foco en la diversidad sexual (la primera fue Historieta LGBTI, editada en 2017). De los 22 historietistas, tres de ellos son de Santa Fe, y en diálogo con Mirador Provincial charlamos sobre la experiencia.

La propuesta, coordinada por José Sainz (promotor y difusor de gran parte de estas historietas antológicas) y un jurado integrado por Laerte (gran historietista de Brasil), el licenciado en Artes Audiovisuales por la Universidad Nacional de La Plata e investigador Lucas Morgan, junto a Cecilia Estalles, Magalí Muñiz, Cecilia Saurí, Carla Pericles y representantes del Archivo de la Memoria Trans, fueron quienes seleccionaron 22 historietas sobre un total de 82 obras presentadas, conformando un mapa latinoamericano y diverso.

La ilustración de tapa le pertenece al activista Jovan Israel (Ciudad de México, 1991), que recorre tapa y contratapa sobre un apacible color rosa y en cuya ilustración se ve a una mujer gigante con un tatuaje en su pecho que dice “Jefita” -todo un gesto-, recostada sobre una ciudadela en donde los autos y los transeúntes son pequeños y difusos, no así, las inscripciones que indican: “ya no me destruyas, ya dejen de matarnos, las identidades no binarias existen”.

En la parte interior del libro y en forma de prólogo dice: “Contra la discriminación hacia los cuerpos y las identidades disidentes, en particular de las personas trans, travestis, transexuales y transgénero, históricamente excluidas mediante violencia física, simbólica, psicológica, sexual y económica del sistema educativo, de salud y de trabajo formal. Por la visibilización de sus cotidianidades, producciones, circuitos de sociabilidad y de todo elemento que apunte a producir un registro más acabado de cuál es la situación que atraviesan las comunidades trans latinoamericanas y de la singularidad de sus historias personales”

La antología gráfica reúne a un sinfín de artistas visuales, activistas disidentes, guionistas gráficos, ilustradores, historietistas e investigadores quienes trazan un mapa latinoamericano amplio, experiencial y educativo logrando componer un estado de situación que va de lo particular de las historias personales a las vinculaciones sociales, poniendo en escena las problemáticas de las comunidades trans latinoamericanas.

Latinoamérica trans

Los abordajes propuestos por los artistas latinoamericanos, que son parte de la compilación exploran fronteras geográficas, sexuales, experienciales e informativas. Entre ellos vale destacar la inclusión de cinco historietistas de Brasil: “Anilina” de Lino Arruda, “Reflexões” de Ellie Irineu, Tretinhas” de Lázaro, “Acuenda esse pajubá!” de Isadora Simões – Lays Cunha y “Nossa bandeira jamais será vermelha” de Mário César. Todos ellos logran poner en escena las tensiones, inequidades y violencias que viven en Brasil, estos colectivos disidentes en tiempos de intolerancia a lo distinto.

En la tira gráfica titulada “Chuquichinchay” de la colectiva transfeminista peruana No Tengo Miedo se revisan de forma escueta, diversos episodios en temporalidades distintas aunque sin solución de continuidad (desde la Conquista Española hasta el presente) e incluye, de forma pedagógica, mitos incaicos, persecuciones de sodomía, batallas legislativas y violentos “mariconicidios”.

Poder Trans también puede leerse en otra clave: como una antología de cómics contra la discriminación y a favor de las historietas de disidencias en el mercado del cómic. Desde la Editorial Municipal y la Dirección de Diversidad Sexual de la ciudad de Rosario, ejecutaron una temática distinta, educativa y pedagógica para poder pensar a la industria del entretenimiento por fuera de lo heterocentrado, evitando etiquetas y encasillamientos, y construyendo un espacio en donde se cuentan historias de los que menos representación tienen en la sociedad.

La antología gráfica reúne a un sinfín de artistas visuales, activistas disidentes, guionistas gráficos, ilustradores, historietistas e investigadores quienes trazan un mapa latinoamericano amplio, experiencial y educativo.

Artistas e historietistas santafesinos

Gaspar Aguirre (Reconquista, 1986) es diseñador gráfico, ilustrador y animador. Participó en la antología Historieta LGBTI (EMR Rosario, 2017) y dirigió diversos cortos de animación. Por su parte, Clara Esborraz (Rafaela, Santa Fe, 1991) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Nacional de Rosario. Participó en diversas muestras individuales y colectivas. María Eugenia Ludueña (Santa Fe, 1969) se desempeña en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, donde es profesora del Taller de Narrativas en Derechos Humanos en el Postgrado de Comunicación y Derechos Humanos desde 2014. Es autora de “Laura. Vida y militancia de Laura Carlotto” (E. Planeta).

Consultados acerca de cuáles fueron sus sensaciones al haber sido convocados para esta antología de disidencias latinoamericanas, Gaspar dijo que siendo un miembro de la comunidad LGBTIQ, estuvo feliz de haber sido convocado para la antología Poder Trans. Además agregó que ya había participado en Historieta LGBTI, de la EMR en conjunto con la Dirección de Diversidad Sexual de la Municipalidad de Rosario. “Son espacios muy interesantes para contar historias de las minorías, que no todos conocen”.

Por su parte, Clara contó que en un principio, no había sido convocada sino que había aplicado a una convocatoria abierta. También agregó: “Soy una gran admiradora del trabajo de la editorial, así que suelo estar atenta a las convocatorias que abren y a los libros que publican”. En relación a su participación en la antología, Maru dijo haberse sentido honrada al haber sido convocada por el equipo del Archivo de la Memoria Trans de Argentina, a quienes admira por su trabajo.

– ¿Qué mensajes trabajaron en sus historietas?
– GA: Psicopompo es un ser mitológico que conducía a las almas al más allá; en la historia es una metáfora de la transición, de la oruga a la mariposa, de la vida a la muerte; y de cómo vivimos en una sociedad muy parecida a una jungla, en la que el odio se disfraza de cordero y las mariposas nocturnas son vulnerables al ataque de los que tienen miedo de lo diferente.
– CE: Felices 27 vidas con sus respectivas muertes transcurre en un clima de confusión entre el sueño y la vigilia, en una habitación que también es un taller, un lugar donde se duerme y se trabaja y a veces se come, entonces hay rastros de todo eso. En este sitio hay un personaje que soy yo y que, por medio de la utilización de diferentes planos, ya sean reflejos en espejos o planos de retrato frontal, se encuentra retratado, es decir, me autorretrato.

Se representa sucesivamente en estos dibujos una transformación, a medida que se suceden las imágenes se puede identificar al personaje principal y ver cómo al ponerse una peluca negra larga, cambia su rol.

Lo que me interesó fue que al cambiar el personaje y entrar en una actitud transformista o transexual, ya que el elemento peluca forma parte de la historia del transformismo, se trasvisten en las imágenes también todos los objetos. La idea de traspaso de pelo como traspaso de poder está presente en Felices 27 vidas con sus respectivas muertes y en la historia drag y trans por medio de las pelucas. Elementos fetiches posibilitadores de transformación sexual. La peluca como un símbolo que posibilita ser otro, que pueda jugar a ser de otra manera, como un desplazamiento, una transformación.
– ML: Diana Sacayan. Fue travesticidio. Comunicar todo esto era un enorme desafío, son temas duros y complejos, que en general se cuentan poco en los medios hegemónicos. Pensamos que un cómic podía ser un modo de contar esta historia desde otro tipo de narrativa, más masiva.

Así fue como con Ana Fornaro -codirectora de Presentes-, y Florencia Capella -ilustradora- trabajamos esta historia. Durante el proceso del guión y desarrollo del arte, trabajamos muy cerca de la Comisión de Justicia por Diana, que nos hizo devoluciones y aportes.

– ¿Piensan que hacen falta más historietas de disidencias en el mercado del cómic?
– GA: Sí, por supuesto. Hasta que dejen de existir esas grietas, esas rupturas dictaminadas por siglos de tradición basada en las etiquetas y encasillamientos, es necesario que haya un espacio para contar estas historias de los que tenemos menos representación en la sociedad.
– CE: Creo necesario en todos los aspectos narrativos (cine, literatura, cómic, etc.) que necesitamos de otros relatos por fuera de lo heterocentrado.
– ML: Sí, hacen falta más diversidades y disidencias en el cómic y en todas partes. Porque la historieta es un sector dentro de un campo que no es ajeno a lo que sucede en otros niveles. Vivimos en un mundo donde siguen matando y discriminando a las personas por su orientación sexual o identidad de género. La violencia por prejuicios todavía está muy activa. Para que haya más presencia de disidencias necesitamos políticas públicas de acceso a derechos para todes.

Poder trans tiene como antecedente otra antología, Historieta LGBTI (2017), también publicada por la Dirección de Diversidad Sexual y la Editorial Municipal de Rosario, y se inscribe en una creciente y necesaria producción cultural de la comunidad travesti y trans argentina, que habilita desde la historieta disidente, y otras producciones narrativas, ese espacio rupturista que asoma con un lenguaje y una narrativa pedagógica y educativa distinta, posibilitando y abriendo el juego a lo distinto, y apostando a las disidencias sexuales.

Fuente: Mirador Provincial
Ver nota completa:
https://www.miradorprovincial.com/?id_um=233516-una-apuesta-a-las-disidencias-sexuales-a-traves-de-la-historieta-latinoamericana-poder-trans